Pongamos fin a la violencia contra las mujeres — es cuestión de supervivencia

Paulina Caal | Foto: Claudio Vasquez Bianchi
Paulina Caal | Foto: Claudio Vasquez Bianchi
La pandemia del Covid-19 ha provocado un retroceso para la igualdad de género, los derechos de las mujeres y sus medios de vida. Al mismo tiempo, ha aumentado el hambre y la violencia contra las mujeres en el mundo. Hoy We Effect y Vi Agroforestry nos unimos a la campaña global de los 16 Días de Activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres.

La campaña de los 16 Días de Activismo se hace cada año desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre. Es una oportunidad clave para mostrar nuestro compromiso de poner fin a la violencia de género y, en particular, a la violencia contra las mujeres. Es un problema global que viola los derechos humanos de las mujeres y hay que acabar con él.

El Covid-19 nos recuerda que la violencia de género está impulsada por las normas patriarcales de género y las profundas desigualdades estructurales que excluyen y marginan a las mujeres y las comunidades marginalizadas, exponiéndolas a un mayor riesgo de violencia.

Como activistas y feministas, exigimos el reconocimiento de la violencia de género como un obstáculo fundamental para la realización de los derechos de las mujeres, incluyendo el derecho a la alimentación y el derecho a un medio de vida sostenible. Exigimos que se tomen medidas contra la violencia de género como parte de la solución para afirmar el derecho a la alimentación de todas las personas.

Son las últimas en comer, las que comen menos y las que menos comen

Según el informe de las Naciones Unidas sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, casi una de cada tres personas en el mundo (2.370 millones) no tenía acceso a una alimentación adecuada en 2020. Esto representa un aumento de casi 320 millones de personas en solo un año.

La desigualdad de género es una de las causas fundamentales de la negación del derecho a la alimentación de tantas mujeres y niñas. Las normas sociales perjudiciales y las desigualdades de género hacen que las mujeres tengan más probabilidades de que se les niegue el derecho a la alimentación. Son las últimas en comer, las que comen menos y las que menos comen. En 2020 hay un 10% más de mujeres que hombres en situación de inseguridad alimentaria, en comparación con el 6% de 2019.

La violencia de género sigue siendo un obstáculo importante para conseguir el derecho a la alimentación de las mujeres y las niñas. Si no abordamos la violencia de género, no podemos lograr el derecho a la alimentación. En todo el mundo, pero en particular en el sector agrícola y para las mujeres que viven en zonas rurales, el impacto de la violencia de género se agrava y las experiencias de violencia de las mujeres se invisibilizan.

Las estadísticas demuestran que, de promedio, una de cada tres mujeres sufre abusos físicos o sexuales a lo largo de su vida.

Esta definición señala lo extenso y grave que es el problema de la violencia de género

Nuestro posicionamiento institucional sobre la violencia de género por parte de We Effect y Vi Agroforestry la define como cualquier acto cometido contra la voluntad de una persona y basado en normas de género y relaciones de poder desiguales.

Esto incluye la violencia física, emocional/psicológica y sexual, la violencia basada en la orientación sexual, la identidad o la expresión de género, así como la denegación de recursos o acceso a servicios. La violencia incluye amenazas de violencia y coerción. La violencia de género incluye la violencia estructural e institucional. La violencia de género inflige daños a las mujeres, las niñas, los hombres, los niños, las personas transgénero, intersexuales y no binarias. Además, constituye una grave violación de varios derechos humanos.

Esta definición señala lo extenso y grave que es el problema de la violencia de género a nivel mundial. La negación del derecho a la alimentación es, en sí misma, una forma de violencia de género. Las normas sociales de género perjudiciales en los hogares hacen que las mujeres suelan ser las que menos comen, las últimas en comer y las que menos alimentos nutritivos consumen.

Las normas de género sobre tenencia de la tierra, los bienes y los recursos hacen que a las mujeres se les nieguen los derechos socioeconómicos, civiles y políticos. Esto constituye una forma de violencia estructural.

La inseguridad alimentaria puede agravar el impacto de la violencia de género

La inseguridad alimentaria puede agravar el impacto de la violencia de género. La experiencia de la violencia de género también puede aumentar la inseguridad alimentaria al socavar el bienestar físico y psicosocial de los supervivientes. Las lesiones o la enfermedad pueden afectar a la capacidad de trabajo de los supervivientes, limitando su capacidad para producir o asegurar alimentos para ellas y sus familias.

El estigma y la exclusión pueden reducir aún más el acceso de las supervivientes a la distribución de alimentos, a la formación técnica relacionada con la alimentación y la agricultura y a otras formas de apoyo.

A medida que se desarrolla la pandemia de Covid-19, se plantean nuevos retos para las mujeres rurales con respecto a su función de garantizar la seguridad alimentaria en los hogares, como productoras agrícolas, agricultoras, trabajadoras del sector informal y empresarias.

Los estudios globales demuestran que las mujeres rurales se ven afectadas de forma desproporcionada por las crisis sanitarias y económicas, incluyendo, entre otras cosas, la seguridad alimentaria y la nutrición, la pobreza de tiempo, el acceso a los servicios sanitarios, los servicios sociales y las oportunidades económicas, y la violencia de género.

Según el informe de las Naciones Unidas sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, casi 660 millones de personas seguirán sufriendo inseguridad alimentaria en 2030. De estos 660 millones, unos 30 millones pueden estar relacionados con los efectos duraderos de la pandemia. Por supuesto, esto también afectará especialmente a las mujeres y probablemente aumentará la violencia contra ellas.

Es hora de alzar la voz en solidaridad con todas las mujeres del mundo

Las mujeres son agentes de cambio y protagonistas del sistema alimentario en el mundo. Tenemos que transformar las normas de género perjudiciales que perpetúan la violencia de género para garantizar que las mujeres puedan afirmar plenamente sus derechos, incluido el derecho a la alimentación, y asegurar el reconocimiento de su importante función en el sector agrícola y la producción de alimentos.

Es hora de alzar la voz en solidaridad con todas las mujeres del mundo para acabar con la violencia de género.

También es hora de que el sector del desarrollo internacional trabaje para garantizar espacios seguros para las mujeres, para que puedan compartir su experiencia de violencia y cómo ésta se cruza con sus múltiples identidades. Debemos garantizar un asiento para las mujeres, apoyar a las organizaciones de mujeres, escuchar y planificar acciones desde el enfoque de las supervivientes durante los 16 Días de Activismo y más allá.

Condenamos firmemente cualquier forma de violencia de género. Este es un compromiso a largo plazo.

Más noticias

Tres países diferentes — un proceso similar
Construyendo paz

Tres países diferentes — un proceso similar

Pongamos fin a la violencia contra las mujeres — es cuestión de supervivencia
Comunicado

Pongamos fin a la violencia contra las mujeres — es cuestión de supervivencia

Cooperativas salvadoreñas ganan premio de Cooperativa del Año
Vivienda digna

Cooperativas salvadoreñas ganan premio de Cooperativa del Año

“Va más allá de apretar un botón y saber qué va a pasar”
Conectividad

“Va más allá de apretar un botón y saber qué va a pasar”