La cooperación aporta a disminuir la corrupción

Este artículo es una respuesta escrita por la Secretaria General de We Effect Anna Tibblin a un artículo de opinión publicado en el periódico Svenska Dagbladet (SvD) el 5 de septiembre. La temática abordada es la corrupción en la cooperación, tras un escándalo de corrupción en el Fondo de Desafío Empresarial Africano, que anualmente recibe cientos de millones de Asdi.

La corrupción es el obstáculo más grande para la reducción de la pobreza y el desarrollo en el mundo. Por lo tanto, el trabajo para reducir la corrupción debe ser una parte integral de la cooperación sueca, escribe Anna Tibblin, We Effect.

Los estudiantes del partido del centro, Naod Habtemichael y Emanuel Örtengren, escriben en un artículo de debate en el periódico SvD el 5 de septiembre que Suecia ve entre los dedos cuando el dinero de los impuestos suecos se destina a la corrupción. Esto no es verdad. El trabajo contra la corrupción es una parte grande e importante del trabajo para todos los actores de la cooperación sueca.

La buena cooperación al desarrollo contribuye a contrarrestar la corrupción, incluso a través de una mayor transparencia en la toma de decisiones, un mayor control democrático, mayores oportunidades para la rendición de cuentas y una mejor gobernanza.

Sabemos que la democracia contribuye a reducir la corrupción. Es precisamente por eso que la cooperación hacia la democracia, los derechos humanos y, no menos importante, el apoyo a la propia organización de personas vulnerables es particularmente importante.

Al mismo tiempo, no podemos hacer la vista gorda ante el hecho de que la mayoría de la cooperación sueca se destina a personas en países donde la corrupción es parte de la vida cotidiana. La corrupción siempre es inaceptable. Cuando afecta a la cooperación resulta en que la ayuda no llega a las personas a las que está destinada. Más bien refuerza y ??favorece uno de los mecanismos más fuertes que ayudan a mantener a las comunidades y a las personas en la pobreza, la corrupción en sí.

Es por eso que las organizaciones de cooperación siempre deben dar prioridad a la lucha contra la corrupción. Sin embargo, la conexión entre el objetivo del uno por ciento (del PNB) y la corrupción dentro de la cooperación está lejos de ser obvia. Simplemente no es que los países con presupuestos de cooperación más bajos tengan una mejor cooperación. De hecho, según una evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), parece ser todo lo contrario.

Si Suecia reduce la cooperación, no se trata solo del apoyo que brindamos a los pobres del mundo. Somos pioneros en nuestra responsabilidad compartida por un mundo más justo. Si Suecia falla, otros países obtienen argumentos para hacer lo mismo.

Si quieren discutir la meta del uno por ciento hacia la cooperación, obviamente pueden hacerlo. Si, por otro lado, el objetivo es fortalecer la cooperación, entonces el debate debería ser sobre cómo enfocar mejor los recursos de la cooperación para contribuir a reducir la corrupción.

Por

Anna Tibblin

Más noticias

La realidad de las mujeres y tierra
Noticias

La realidad de las mujeres y tierra

Las mujeres como promotoras de los círculos de estudio en Guatemala
Noticias

Las mujeres como promotoras de los círculos de estudio en Guatemala

Intercambio para el empoderamiento de las mujeres del sur de Honduras
Comunicados

Intercambio para el empoderamiento de las mujeres del sur de Honduras

Adquisición de Plantulas y plantas para proyecto UE
Convocatorias

Adquisición de Plantulas y plantas para proyecto UE