Siempre puedes contar con la ayuda de tus vecinos

La cooperativa COVISANL en San Lorenzo, Honduras | Foto: COVISANL
La cooperativa COVISANL en San Lorenzo, Honduras | Foto: COVISANL
Cuando llegó la pandemia muchos habitantes en la cooperativa de vivienda perdieron sus ingresos. Para sobrevivir la crisis la solidaridad entre vecinas y vecinos era fundamental.

La cooperativa COVISANL es una cooperativa de vivienda de ayuda mutua ubicada en San Lorenzo, en la costa pacífica de Honduras. Dado que los miembros en su mayoría son mujeres jefas de familia y trabajadores informales, los integrantes de la cooperativa enfrentaron un largo y duro proceso de obtención de tierra y crédito para la construcción. Para Jeidy López, miembro de la cooperativa, organizarse colectivamente fue fundamental en la lucha por una vivienda — porque individualmente no hubiera sido posible.

Jeidy López | Foto: COVISANL

La construcción del complejo de 100 viviendas y un centro comunitario, llevó cerca de un año y medio. Una vez terminada la obra, el colectivo — con el apoyo de We Effect — dio seguimiento a otros proyectos como la construcción de un centro comunitario de cuidados.

La llegada de la pandemia fue muy dura para la cooperativa. Con el cierre de los mercados, muchas personas de la cooperativa perdieron su trabajo como vendedores de tortillas, dulces y otros productos, perdiendo parcialmente o por completo sus ingresos familiares. Para apoyar económicamente a estas familias, los demás les compraban sus productos y alimentos — y la junta directiva de la cooperativa aprobó no cobrar a nadie por el consumo de agua que proviene de un pozo de la cooperativa durante los meses de confinamiento.

Desde antes de la pandemia, el huerto orgánico colectivo provee los hogares participantes con una gran variedad de frutas y verduras sin químicos. Este año el autoconsumo ha sido muy importante para reducir los gastos de las familias — y cuando la producción alcanza, se venden los excedentes a las tiendas vecinas.

Le compro a la mujer que vende la tortilla aquí porque sé que estoy ayudando su familia

“No se le niega a nadie el acceso a la huerta a nadie, pero participan principalmente mujeres y niños. Por suerte hemos cosechado mucha cantidad de frutas y verduras como chile dulce, pepino, tomate y limones”, dice Jeidy.

En su comunidad, las redes de solidaridad son muy fuertes — la gente se conoce y se apoya mutuamente.

“Trato de ayudar a mi vecino. Le compro a la mujer que vende la tortilla aquí, porque sé que le estoy ayudando a ella y su familia. Trato también de comprar en las tiendas de los vecinos de la cooperativa, porque me preocupo por el bienestar de los que me rodean aquí”, comenta.

Más noticias

Nueva formación las convierte de presenciales a digitales
Conectividad

Nueva formación las convierte de presenciales a digitales

”El esfuerzo de uno nunca será lo mismo que el esfuerzo de varios”
Vivienda digna

”El esfuerzo de uno nunca será lo mismo que el esfuerzo de varios”

Su salvación durante la pandemia — cultivos para el autoconsumo
Derecho a la alimentación

Su salvación durante la pandemia — cultivos para el autoconsumo

We Effect busca reducir la brecha digital
Conectividad

We Effect busca reducir la brecha digital