La lucha de Berta acabó con su vida — pero no con su voz

Berta Cáceres | Foto: Erik Halkjær
Berta Cáceres | Foto: Erik Halkjær
Esto es un extracto del nuevo informe de We Effect “Luchas de alto riesgo” que muestra las amenazas y la violencia que afecta a las personas campesinas e indígenas que residen en zonas rurales. El informe describe la relación que existe entre la desigual distribución de la tierra, los procesos de empobrecimiento, los conflictos y la desigualdad social.

» » Descarga el informe completo aquí

Intereses privados vinculados al gobierno hondureño, con apoyo financiero del extranjero, querían construir una represa en el río Gualcarque, al oeste de Honduras. La población indígena se negó, el río es sagrado para los Lencas. La resistencia fue organizada por el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), una de las organizaciones contraparte de We Effect, dirigida por Berta Cáceres.

Años de resistencia dieron resultado, la construcción de la presa Agua Zarca se detuvo temporalmente. Pero el precio que tuvieron que pagar fue la vida de Berta.

Tres años antes de su asesinato, Berta Cáceres describió la resistencia a la construcción de la represa Agua Zarca como una guerra de baja intensidad. Ni el gobierno hondureño, ni la empresa privada Desarrollos Energéticos SA (DESA) consultaron a la población local antes de proceder con el proyecto sobre el río que abastecía de agua a varias comunidades locales. En mayo de 2013, cuando las primeras excavadoras llegaron al río Gualcarque, Berta y la membresía de COPINH, se encontraron cara a cara con las fuerzas militares.

Berta Cáceres fue acusada de agitación y obligada a pasar a la clandestinidad, pero el bloqueo continuó

Una semana después de que la organización comenzara el bloqueo a la construcción de la represa, Berta Cáceres y su colega Tomás Gómez fueron detenidos por militares que registraron el automóvil en el que viajaban. Los militares afirmaron haber encontrado un arma no registrada en el automóvil, pero durante el juicio Berta y Tomás fueron absueltos de los cargos. Al poco tiempo Berta Cáceres fue acusada de agitación y obligada a pasar a la clandestinidad, pero el bloqueo continuó.

Berta Cáceres denunció que el presidente de DESA, David Castillo, había trabajado anteriormente para los servicios de inteligencia militar del Estado, desempeñándose como asesor del gobierno. El secretario del consejo de administración, al igual que el gerente de seguridad de la compañía, también tenían vínculos con los militares.

» » Descarga el informe completo aquí

Un tribunal volvió a absolver a Berta Cáceres de los cargos de agitación, pero las amenazas y el acoso continuaron. Así también siguió el bloqueo y las protestas del COPINH. Finalmente, la inversión china se retiró del proyecto.

A partir del 2014, el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca tenía como entes financieros al Banco Centroamericano de la Integración Económica, el Banco de Desarrollo Holandés FMO y el Finnfund de Finlandia. Berta Cáceres, quien ya había logrado que su lucha se conociera en el exterior, recibió el prestigioso Premio Medioambiental Goldman en 2015, considerado el premio Nobel Verde.

Berta fue asesinada en su casa, la noche del 2 de marzo de 2016

Antes de emprender el viaje a Holanda y Finlandia con el objetivo de detener las inversiones de esos países, Berta fue asesinada en su casa, la noche del 2 de marzo de 2016.

“Mi mami tenía conciencia sobre lo que le podría pasar. Ella no era la única que recibió amenazas o sufrió ataques. Durante años hemos perdido a varias personas del movimiento”, dice la hija de Berta Cáceres, Bertha Zúñiga, quién hoy lidera la organización.

Hoy, la construcción de la represa Agua Zarca sigue detenida. Sin embargo, DESA continúa con sus planes de completar el capital restante y reiniciar la construcción. Berta, por su lado, se ha convertido en símbolo de lucha, pero también del riesgo que conlleva trabajar contra la explotación y privatización de los recursos naturales, las materias primas, las tierras agrícolas y forestales. Algo que ocurre no solo en Honduras y Centroamérica, sino en todo el mundo.

Un informe producido por el Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (GAIPE, 2017) mostró cómo el asesinato de Berta Cáceres fue parte de una estrategia más amplia para “controlar, neutralizar y eliminar” los obstáculos al desarrollo del proyecto energético Agua Zarca. El informe señala a gerentes y personal de seguridad de la empresa DESA, así como a funcionarios gubernamentales de alto nivel y personal militar, como participantes en la planificación y ejecución del asesinato.

A principios de 2018, David Castillo, el exgerente general de DESA, fue arrestado, sospechoso de ser el autor intelectual detrás del crimen, su sentencia sigue pendiente. En noviembre del mismo año, 7 hombres fueron condenados por el asesinato de Berta Cáceres.

Directrices voluntarias sobre los derechos a las tierras y los derechos humanos

Las inversiones a gran escala interesadas en respetar los compromisos internacionales que protegen a las poblaciones de las zonas rurales y el medio ambiente cuentan con una serie de instrumentos indicativos de carácter voluntario, por ejemplo:

  • Las Directrices Voluntarias de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), relativas a la gestión responsable de los derechos sobre las tierras, la pesca y los bosques incluyen orientaciones, entre otras, sobre los derechos sobre la tierra.
  • El Comité de Seguridad Alimentaria (CFS) para la inversión responsable en la agricultura y en los sistemas alimentarios (también conocido como CFS-RAI), ha elaborado diez principios para una inversión responsable.
  • Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas fue adoptado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2011.