Noticias

Comunicado del CUC

PUBLICADO: septiembre 6, 2019

CATEGORÍA: Comunicados

El Comité de Unidad Campesina (CUC) es una organización contraparte de We Effect en Guatemala. Ante la declaración del estado de sitio lanzan el siguiente comunicado. Puedes descargar el comunicado en su enteridad aquí.

“DEMANDAMOS INVESTIGACIÓN IMPARCIAL E INDEPENDIENTE SOBRE LOS HECHOS EN EL ESTOR”

El 4 de octubre de 2012, el presidente de ese entonces, el ministro de gobernación y el ministro de la defensa, le mintieron al Pueblo de Guatemala al dar a conocer los hechos que posteriormente se conocieron como la Masacre de Alaska o la Masacre de Totonicapán. Ahora, con los antecedentes del Sr. Jimmy Morales que, a lo largo de 4 años le ha mentido reiteradamente al Pueblo de Guatemala, tenemos razones fundadas para no creer en sus palabras al informar los hechos sucedidos en El Estor.

Llama poderosamente la atención que no se mencione a los pobladores que fueron heridos de bala, así mismo que no se agoten instancias previas y se decrete el estado de sitio, que es uno de los niveles más elevados, antes del estado de guerra. Preocupa sobremanera que los hechos en una comunidad de un municipio, sean el pretexto para decretar un estado de excepción, que abarca, además de Izabal, otros diez y seis municipios de cuatro departamentos, y se constituyan en la cobertura ideal para excesos, violaciones a los derechos humanos y acciones corruptas ya que, en los municipios con estado de sitio, se encuentran diversas empresas extractivistas, nacionales e internacionales que han actuado impunemente, violentando derechos, con una abierta complicidad estatal, para las cuales el Estado de Sitio se constituye en una estrategia que les permite imponer por la fuerza su modelo de despojos.

Demandamos a los medios de comunicación que den una información integral de la situación en la región, ya que además del narcotráfico, que solamente puede actuar en complicidad con autoridades estatales y empresarios; existe una amplia y compleja problemática social, pobreza acumulada por décadas, manipulación de políticos locales; empresas que se apropian de las riquezas naturales y que contratan seguridad privada, para imponer su intereses y voluntad a organizaciones comunitarias y pobladores que defienden sus derechos.

Por lo mismo, al tiempo que rechazamos enfáticamente la imposición de un estado de sitio para resolver una problemática social y exigir su cancelación, solicitamos a la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos -OACNUDH- y a los organismos que velan por los derechos humanos, así como a la comunidad internacional a que redoblen su vigilancia porque el estado de sitio puede servir para realizar impunemente capturas, desalojos, desapariciones y asesinatos.

Lamentamos las muertes y las personas heridas, resultado de un supuesto combate al narcotráfico, versión que deja muchas dudas, y la incapacidad gubernamental para atender las necesidades más sentidas de la población; por lo mismo demandamos la conformación de una comisión de investigación imparcial e independiente que pueda esclarecer los hechos y deducir las responsabilidades correspondientes.

Llamamos a las comunidades de los municipios afectados a mantenerse alerta, organizados y a documentar y denunciar cualquier hecho que vulnere, afecte o viole sus derechos, porque la medida de establecer el estado de sitio, no es la legalización de violaciones a los derechos humanos. Asimismo, solicitamos a la ciudanía y a las organizaciones sociales que acompañen y verifiquen la situación de las poblaciones sometidas al Estado de Sitio y a que estén alertas porque en estos meses finales, los integrantes del pacto de corruptos pueden tomar las medidas más irracionales.

Rechazamos que, después de haber atacado a la prensa, el Sr. Morales con el afán de buscar responsables ante su incapacidad, ahora arremeta contra las organizaciones campesinas y las y los defensores de los derechos humanos. Alertamos que estas declaraciones pueden marcar una escalada de agresiones en contra de las organizaciones indígenas y campesinas que desde hace varios años hemos vivido agresiones, criminalización, procesos penales amañados y asesinatos.

Le recordamos al gobierno y la sociedad guatemalteca que, después de la firma de los Acuerdos de Paz, solamente en los municipios de Panzós, El Estor y Morales, hoy bajo estado de excepción, han sido asesinados María Margarita Chub, Antonio Beb, Oscar Reyes, Emilio Tut Pop, José Benjamín Pérez, Adolfo Ich, Calos Maas y Misael Xo y en la mayoría de los casos sus asesinatos se mantienen impunes.

No es con el despliegue de efectivos militares y policíacos que se obtiene la paz y la tranquilidad ya que las guatemaltecas y guatemaltecos no podremos vivir en paz, justicia, seguridad y libertad, mientras subsista el hambre, la miseria, los salarios paupérrimos, la falta de tierra, la desatención a las necesidades básicas, la usencia de democracia, las injusticias y el irrespeto a los derechos.
Comité de Unidad Campesina
CUC
Cabeza Clara, Corazón Solidario y Puño Combativo de las y los Trabajadores del Campo

4 de septiembre de 2019