Las implicaciones del coronavirus en el trabajo de vivienda y hábitat de We Effect

Mónica encuentra la tranquilidad en su patio.

El nuevo coronavirus ha llegado a América Latina. Y con esto estamos viendo como nuestras operaciones serán afectadas. Para saber un poco más hemos hablado con algunas personas en la organización. Mónica Hernández es nuestra coordinadora regional de VIVHA – el programa de vivienda y hábitat adecuado.

¿De qué manera está impactando la crisis del coronavirus tu vida por el momento?

“No me puedo quejar, tengo una situación de ventaja, tengo comida, tengo una casa, tranquilidad. La escuela en casa no ha parado, he querido mandar una nota para que se calmen un poco… En general estoy bien, encuentro maneras de meditar y ejercitar.

Trato de no ver las redes sociales. Porque esto me estresa, solo se habla de ese tema. Ya no quiero. Quiero tener una rutina, dedicar a las plantas. A la familia, verle el lado positivo a todo esto.

Pero tengo un poco de miedo. Me inquieta que la gente vaya a enloquecer. Y las noticias falsas hacen todo peor.”

¿Cuáles son tus mayores preocupaciones en cuanto a la problemática de vivienda y hábitat?

“Yo soy privilegiada de tener casa… Cuando pienso en las personas que no tienen una vivienda me da mucha impotencia y tristeza.

Las autoridades dicen: ¡Quédate en casa! Pero ¿en qué casa se quedan las personas que no tienen una vivienda? ¡Lávate las manos! ¿Con qué agua, si no hay acceso al agua? ¡Practica el distanciamiento social! ¿Y si viven varias familias en un espacio limitado?

También me inquieta la violencia familiar. Para muchas personas, la casa era un dormitorio, porque trabajaban todo el día. Ahora en el confinamiento se agrava la situación de violencia. Cuando he hablado con las mujeres han expresado su situación de violencia y dificultades económicas. Estamos pensando en generar información de a quién llamar y adonde acudir en caso de violencia. Hay que intentar disminuir los riesgos…

También es preocupante el poco acceso al agua. ¿Cómo van a hacer en situaciones con toque de queda donde la gente no puede salir a buscar para sus necesidades?”

¿Algún proceso específico que te preocupe?

“Lo que más me preocupa es el proyecto del centro histórico de San Salvador. Están en situación de riesgo, viven del informal, y el gobierno central por el momento no está pensando en eso. Y más con el riesgo de que no inicie la construcción porque Italia, quien da el financiamiento, ha estado en graves problemas en cuanto a la pandemia.”

¿Cómo crees que la crisis del coronavirus afectará el trabajo en VIVHA?

“Es difícil contestar la pregunta en esta incertidumbre. Imagínate los países europeos tengan una alta crisis económica, habría que pensar las repercusiones en América Latina y África.

Por lo menos podemos poner en evidencia que no tener una vivienda es tener una situación más vulnerable. A su vez, la crisis puede llevar a que personas que antes tenían donde vivir se queden sin una vivienda. El sistema de tener la vivienda en el mercado no va a cambiar la situación. Los bancos pueden entrar a embargar las viviendas después de crisis.

También puede darse que haya pretexto para usar el poco presupuesto que existe para viviendas para otras cosas. Creo que muchos gobiernos están viendo como aprovechan la situación políticamente.

Al mismo tiempo, hay personas que a través del modelo de cooperativas de vivienda por ayuda mutua (CVAM) hoy tienen una vivienda y una comunidad. Creo que en este momento se podrían generar iniciativas que permitan demostrar que el modelo CVAM es una respuesta ante una crisis. Pueden ser iniciativas de cuidados, como solidaridad ante los adultos mayores, huertos colectivos, compras colectivas etc. Es bonito tener la posibilidad de mostrar que el modelo sí funciona y da respuestas a las necesidades durante esta crisis.”

¿Cuáles serán los efectos a largo plazo en nuestro trabajo y el de las contrapartes?

“Va a depender de nuestra capacidad de seguir manteniendo el tema en la agenda de los gobiernos y de las bases.

Como organización podemos aprovechar las redes existentes, tener módulos virtuales sobre cooperativismo, solidaridad. Compartir ideas e iniciativas, para seguir posicionando el derecho a la vivienda y el modelo CVAM. La dificultad es que no podemos saber quiénes tienen acceso a internet… Se han hecho diagnósticos en otros tiempos de terremotos e inundaciones, creo que debemos saber cómo están las personas.”

¿Qué crees que ofrece el cooperativismo en estos tiempos?

“El cooperativismo es una alternativa. A través de la historia moderna hemos visto el rol que han jugado las iniciativas solidarias, por ejemplo, después de la segunda guerra mundial. No estamos en guerra, pero la pandemia va a generar muchas víctimas, y esta pandemia no se terminará pronto… creo que el cooperativismo se mantiene, y es vigente durante y después del Covid-19. No debemos de olvidar, estamos en camino de ser una real alternativa.

Por eso debemos incentivar las iniciativas de economía solidaria en general. Pensar en que vamos a tener la capacidad de levantarnos otra vez y poner en práctica el cooperativismo aún más en la crisis.”

Written by

Liinu Diaz Rämö