Debate: La escasez de alimentos nos amenaza si no apoyamos a los y las campesinas del mundo

La crisis del Covid19 ataca fuertemente a los y las pequeñas agricultoras en Asia, África, Europa y América Latina. Las fronteras y comunidades cerradas amenazan con provocar un hambre inmediata para 130 millones de personas, advierte la agencia de la ONU.

Este es un articulo de opinión publicado en el diario sueco “Dalademokraten” el 7 de mayo 2020.

Debemos luchar por un suministro de alimentos sostenible en Suecia y el mundo.

La crisis del coronavirus muestra claramente que el suministro de alimentos es un problema sin límites. A principios de abril, los caficultores de Colombia advirtieron que el toque de queda les impedía cosechar los granos de café de este año. Colombia es el tercer mayor exportador mundial de café, y la crisis del coronavirus puede llevar a una escasez de café y precios más altos. Para los caficultores de Colombia, es un desastre inminente. Muchos viven al margen y la falta de cosecha puede generar hambre para muchas familias.

Recientemente, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, PMA, advirtió que la crisis de la corona podría poner a 130 millones de personas en una hambruna aguda este año. El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) hace un llamado a la defensa de quienes producen nuestros alimentos. Esto es especialmente cierto en el caso de los y las pequeñas agricultoras que producen el 50 por ciento de la ingesta calórica del mundo en el 30 por ciento de la tierra cultivable del mundo.

De las miles de cooperativas de agricultores con las que We Effect trabaja en todo el mundo, escuchamos que los precios de los alimentos básicos, como el maíz, se han multiplicado por diez en algunos lugares. En Kenia, los molinillos de café se han detenido, en Guatemala la próxima temporada se ve amenazada por falta de fertilizantes importados, y en Vietnam, las compras de materias primas a los pequeños agricultores casi se han detenido.

Los agricultores y consumidores de Suecia también se ven afectados por la crisis. El Instituto Nacional de Investigación Económica pronostica que los precios de las frutas y verduras pueden triplicarse a raíz de la crisis de la corona. Y aunque los trabajadores temporeros están exentos de la prohibición de entrada al país, a los y las agricultoras les preocupa no poder manejar la cosecha completa este año.

Necesitamos aumentar el grado de suministro de alimentos seguros y sostenibles para todos. Así creamos una mayor seguridad alimentaria para las personas en Suecia, pero también en Filipinas, Mozambique y Guatemala. El aumento de la autosuficiencia también contribuye a la reducción del hambre mundial, la reducción de la pobreza, el aumento de la justicia y el desarrollo sostenible.

Suecia debe promover una agricultura equitativa y sostenible y un suministro de alimentos seguro en el mundo. En 2019, menos del 5 por ciento de la cooperación internacional de Suecia se destinó a la agricultura, y de esto, solo el 7 por ciento se destinó a la producción de alimentos. Deberíamos preguntarnos si podemos hacer más que eso.

Las empresas y productores de alimentos suecos deben asumir su parte de la responsabilidad del suministro mundial de alimentos para que podamos alcanzar los objetivos globales de la ONU para 2030. Pueden hacerlo a través de inversiones sostenibles y sin cooperar con productores y proveedores que se dedican a la explotación de tierras a gran escala y recursos naturales.

Los consumidores suecos deben elegir productos con certificación ecológica y justa y exigir a las empresas alimentarias que revisen a sus proveedores con respecto a la sostenibilidad y los derechos humanos.

Juntos y juntas podemos trabajar para un mundo después de la crisis del coronavirus en el que nadie necesite preocuparse por si hay suficiente comida para el día.

Anna Tibblin

We Effect

Lotta Folkesson

LRF Västerbotten

Alarik Sandrup

Lantmännen

Helen Persson

Konsumentföreningen Stockholm